Cocción y técnica

Sigue la receta original de la Tarta Sacher

Conoce una de las recetas más tradicionales de la repostería europea.

Una Tarta Sacher redonda con su interior descubierto sobre un plato blanco

Un paso a paso para probar una ganache de chocolate y una torta fresca en un solo postre.

La receta de Tarta Sacher es una de las más emblemáticas en la repostería. Este postre de origen austriaco se destaca por sus capas de bizcocho de chocolate, relleno de mermelada de albaricoque y cobertura de ganache de chocolate.  

Sigue leyendo y descubre todos los detalles sobre la Tarta Sacher: su origen, cómo preparar sus capas de chocolate, qué ingredientes utilizar para balancear su dulzura y cómo conservarla correctamente para mantener su frescura y sabor. 

 

QUÉ ES LA TARTA SACHER Y CUÁL ES SU ORIGEN 

La Tarta Sacher es un famoso pastel de chocolate originario de Viena, Austria. Fue creada en 1832 por el joven aprendiz de pastelero Franz Sacher, quien tenía apenas 16 años, para el príncipe Klemens Wenzel von Metternich.  

La tarta se convirtió rápidamente en un éxito debido a su delicioso sabor y su elegante presentación. Hoy en día, es uno de los postres más reconocidos a nivel mundial y es símbolo de la alta repostería vienesa. 

El bizcocho de la Tarta Sacher se caracteriza por ser denso y húmedo, hecho con una mezcla de chocolate y mantequilla. Tradicionalmente, se rellena con una capa fina de mermelada de albaricoque, que añade un toque de acidez que equilibra la riqueza del chocolate. La tarta se cubre con una ganache de chocolate brillante y suave, que le da su distintivo acabado elegante. 

 

CÓMO PREPARAR LAS CAPAS PERFECTAS DE LA TARTA SACHER 

Preparar las capas de chocolate de la Tarta Sacher requiere precisión y atención al detalle para lograr el equilibrio perfecto de sabores y texturas. Aquí tienes una guía paso a paso: 

Ingredientes para el bizcocho: 

  • 150 g de chocolate amargo de buena calidad 
  • 150 g de mantequilla a temperatura ambiente 
  • 150 g de azúcar glas 
  • 6 huevos 
  • 120 g de harina de trigo 
  • 1 cucharadita de polvo de hornear 
  • 1 pizca de sal 

    Chocolate derretido en un bowl y un ponqué de chocolate para preparar una Tarta Sacher

Procedimiento: 

  1. Precalentar el horno: Precalienta el horno a 170°C. Engrasa y enharina un molde redondo entre 20 y 30 centímetros. 
  2. Derretir el chocolate: Derrite el chocolate a baño maría o en el microondas en intervalos de 30 segundos, removiendo entre cada intervalo hasta que esté completamente derretido. Deja enfriar ligeramente. 
  3. Batir la mantequilla y el azúcar: En un bol grande, bate la mantequilla con el azúcar en polvo hasta obtener una mezcla cremosa y suave. 
  4. Añadir las yemas: Separa las claras de las yemas. Añade las yemas, una a una, a la mezcla de mantequilla y azúcar, batiendo bien después de cada adición. 
  5. Agregar el chocolate derretido: Incorpora el chocolate derretido y mezcla bien hasta que esté completamente integrado. 
  6. Tamizar la harina: Tamiza la harina junto con el polvo de hornear y la sal, e incorpóralos a la mezcla de chocolate. 
  7. Montar las claras: En un bol aparte, bate las claras a punto de nieve e incorpóralas suavemente a la mezcla de chocolate con movimientos envolventes. 
  8. Hornear: Vierte la masa en el molde preparado y hornea durante 45-50 minutos, o hasta que, al insertar un palillo en el centro, este salga limpio. 

    Una porción de Tarta Sacher en un plato en una toma cenital
  9. Enfriar: Deja enfriar el bizcocho en el molde durante unos 10 minutos antes de desmoldarlo y dejarlo enfriar completamente sobre una rejilla. 

Descubre las opciones de bandejas y moldes de repostería.  

Recetas de tortas

¿Cómo balancear el dulzor de la Tarta Sacher?  

La Tarta Sacher es naturalmente dulce debido al chocolate y la mermelada de albaricoque. Sin embargo, es importante equilibrar estos sabores para que el resultado no sea empalagoso. Aquí tienes algunos ingredientes clave para lograr este equilibrio: 

  • Chocolate amargo con alto contenido de cacao: Utiliza chocolate amargo con un contenido de cacao de al menos 70%. Esto asegura un sabor intenso a chocolate sin ser excesivamente dulce. 
  • Mermelada de albaricoque: La mermelada de albaricoque no solo añade un toque de acidez que equilibra la dulzura del chocolate, sino que también proporciona una textura que contrasta. 
  • Café: Añadir una pequeña cantidad de café expreso o café instantáneo disuelto en la mezcla de bizcocho puede intensificar el sabor del chocolate y añadir una nota amarga que equilibra la dulzura. 
  • Sal: Una pizca de sal en el bizcocho y en la ganache de chocolate puede realzar los sabores y ayudar a equilibrar la dulzura. 
  • Crema de leche fresca: Al servir, puedes acompañar la tarta con una cucharada de crema fresca ligeramente batida, que añade una textura suave y cremosa sin añadir demasiada dulzura. 

     

CÓMO CONSERVAR LA TARTA SACHER 

Conservar la Tarta Sacher adecuadamente es crucial para mantener su sabor y textura. Enlistamos algunos consejos para asegurarte de que tu tarta se mantenga fresca y deliciosa: 

  • Refrigeración: Guarda la Tarta Sacher en la nevera, especialmente si la has cubierto con ganache de chocolate. La temperatura fría ayuda a mantener la consistencia de la cobertura y la frescura del bizcocho. Colócala en un recipiente hermético o cúbrela con papel film para evitar que absorba olores del refrigerador. 
  • A temperatura ambiente: Si prefieres servir la tarta a temperatura ambiente, sácala de la nevera aproximadamente una hora antes de servirla. Esto permitirá que la ganache y el bizcocho se ablanden un poco, mejorando la textura y el sabor. 

    Tarta Sacher acompañada de café negro y servido con unas pinzas de cocina
  • Congelación: Si deseas conservar la Tarta Sacher por más tiempo, puedes congelarla. Envuélvela bien en vinipel y luego en papel de aluminio. La tarta puede mantenerse en el congelador durante hasta tres meses. Para descongelarla, déjala en la nevera durante la noche y luego a temperatura ambiente antes de servir. Los procesos de refrigeración y congelación nos ayudan a conservar mejor la tarta, ya que estos tratamientos retardan el crecimiento de microorganismos. 
  • Evitar la humedad: Asegúrate de que la tarta esté completamente fría antes de cubrirla con vinipel o de almacenarla en un recipiente hermético. La humedad puede afectar la textura del bizcocho y la cobertura de chocolate. 

Siguiendo estos consejos y pasos detallados, podrás preparar una Tarta Sacher que no solo impresione a tus invitados, sino que también capture la esencia de la repostería vienesa. Disfruta de este delicioso postre en cualquier ocasión especial, y recuerda conservarlo adecuadamente para mantener su frescura y sabor. 

Conoce recetas con sabores dulces y amargos, una fusión exquisita.  

 

FUENTES:  

LA TARTA SACHER DEL HOTEL SACHER | La receta original | Las Recetas de MJ 

https://elgourmet.com/recetas/tradicional-sacher-torte/  

https://leonthebaker.com/blog/origen-de-la-tarta-sacher/  

Preguntas frecuentes

¿Qué tipo de chocolate es mejor utilizar para la Tarta Sacher?

Es recomendable utilizar chocolate amargo con un alto contenido de cacao, al menos 70%, para obtener un sabor intenso y equilibrado. El chocolate le brinda una textura suave y un sabor profundo que caracteriza a la Tarta Sacher.

¿Cómo evito que el bizcocho de la Tarta Sacher se vuelva seco?

Asegúrate de no cocinar demasiado el bizcocho. Retíralo del horno cuando un palillo insertado en el centro salga limpio o con unas pocas migajas húmedas. Además, enfriar el bizcocho completamente antes de añadir la mermelada y la ganache ayudará a mantener su humedad.

¿Qué puedo hacer si la ganache de chocolate no tiene la consistencia adecuada?

Si la ganache está demasiado líquida, deja que se enfríe a temperatura ambiente o en el refrigerador, removiendo de vez en cuando hasta que alcance la consistencia deseada. Si está demasiado espesa, caliéntala suavemente a baño maría o añade una pequeña cantidad de crema caliente, removiendo hasta lograr la textura adecuada.