Ingredientes

Aprende cómo reutilizar el pan duro

Algunas ideas para evitar desperdiciar este alimento

Budín de pan con cerezas, hecho con pan duro y reutilizado.

Hay muchas opciones para hacerlo y todas son deliciosas 

A todos nos ha sucedido alguna vez que el pan se pone duro y no sabemos cómo reutilizarlo, sobre todo cuando salimos de la casa de nuestros padres y nos vamos a vivir solos o con nuestra pareja, sin mucha experiencia previa de la independencia.  

Compramos un pan que, por verse tan rico, nos llevamos de más. Los primeros días lo comemos de todas las formas: preparamos sándwiches, lo tostamos para el desayuno, lo untamos con mermelada como un snack y le sacamos provecho para acompañar una pasta. Pero pasa el tiempo, puede que otro alimento nos cautive y olvidemos que lo tenemos guardado. 

Cuando lo volvemos a ver o nos provocamos de una receta con este alimento, lo sentimos muy duro. Lo intentamos quebrar con las manos y es bastante difícil (jamás lo hagamos con los dientes, así evitamos una nueva visita al dentista). ¿Ahora qué hacemos? 

CÓMO REUTILIZAR EL PAN DURO 

Lo último es arrojarlo a la basura. No debemos desperdiciar alimentos que pueden usarse. Por eso, en Recetas Nestlé® queremos explorar todo lo que se puede preparar con el pan duro, para reutilizarlo en platos que van a sorprender a tus amigos y familiares. 

Crotones, preparados a partir de pan duro reutilizado.

 

Únicamente necesitamos un rallador y el pan duro. Este en un caso en el que podemos hallar ventajas por todos los lados. En primer lugar, es un método fabuloso para limpiar este utensilio que, a veces, queda con restos de comida en sus agujeros. 

Cuando rallamos el pan, también estamos limpiando los orificios del rallador, así que, si teníamos uno un poco sucio, es momento de lavarlo. Al final, simplemente lo pasamos por agua para sacar los restos de comida. 

Por otro lado, si el rallador está limpio podemos usar este pan, que muchas veces queda casi en polvo, para sustituir algunas harinas. Por ejemplo, si queremos espesar una sopa o una crema.  

Si lo mezclamos con especias, como ajo, pimienta u orégano, podemos crear nuestra propia combinación de condimentos para sazonar. También se le puede sacar provecho cocinando croquetas o unas albóndigas para que mantengan su forma. 

Ensalada con pasta, aceitunas y migas de pan.

Si el pan rallado es casi polvo, las migas también se hacen triturándolo, pero no hasta que parezca una especie de harina. Si hay un lugar en el que saben aprovecharlas, es España, por eso vamos a mencionar varias veces a este país. 

Un ejemplo con las migas de pan es que se usan con frecuencia como base de distintos platos. Se pueden freír en un poco aceite y luego añadir un embutido, algunas verduras y, cuando sirvamos, un huevo frito. 

Pero, así como funcionan de base, también pueden dar un toque decorativo. Por ejemplo, al servir una pasta, añadir un puñado de migas con queso rallado y hierbas aromáticas es un espectáculo para el paladar, pues tiene un sabor fabuloso y un juego de texturas genial. 

Una tercera y última opción es todo un clásico con este ingrediente: los apanados. Si queremos cocinar, por ejemplo, una pechuga de pollo de esta forma, primero la pasamos por harina, luego por huevos y, al final, la cubrimos de migas de pan. El aceite o la freidora de aire se encargan de darle ese toque crujiente y delicioso. 

Aprovecha las migas de pan para hacer una milanesa de cerdo con SAZONADOR NATURISIMO MAGGI®.  

 

Ensalada con pollo y crotones hechos con pan duro.

 

CROTONES 

Cuando hablamos de ensaladas pensamos en varias características para llevarlas a un nivel más alto. La cantidad de colores siempre es algo que llama la atención, así como los juegos de sabores y texturas. 

Nos referimos, en este caso, específicamente de los crotones. Debemos cortar el pan en cubos, el tamaño depende de nuestros gustos y cómo lo vayamos a usar. Si vamos a sazonarlos, es mejor que no sean tan pequeños, pues la idea es mezclarlos con algunas especias, mantequilla y dorarlos en una sartén o al horno, lo que hace que se reduzcan. 

Incluso, se pueden usar ingredientes dulces, como canela o azúcar pulverizada, para darle ese sabor que siempre funciona en los postres. 

Por su parte, existe la alternativa de usarlos crudos, que funcionan de maravilla si el pan está duro, pero no lo suficiente como para no poder morderlo. Además de las ensaladas, los crotones también son estupendo en las cremas. 

RECETAS CON PAN:

TORRIJAS 

Dijimos que íbamos a hablar de varias ideas españolas y acá nos enfocamos en una tradicional de la Semana Santa, aunque en realidad es muy rica en cualquier momento del año. 

Las torrijas, además de su sabor, también son bastante sencillas de preparar. En este caso queremos el pan duro en rebanadas, pero primero se alista la leche, que debe ponerse a calentar y dejar aromatizar con canela, vainilla y jugo de limón. Mientras tanto, batimos un par de huevos. 

¿Qué se hace con el pan? Es muy sencillo. Se deja remojando por poco tiempo en la leche y luego se pasa por los huevos, para que al final se dore en una sartén o en la freidora de aire. El toque tradicional es untar nuestras torrijas con azúcar y canela en polvo antes de servir.  

TOSTADAS FRANCESAS  

Un desayuno estupendo para compartir en familia y que también es sencillo de hacer. Si pudimos sacar adelante las torrijas, podemos preparar unas tostadas francesas, en últimas, los ingredientes y el proceso no son muy distintos. 

Vamos a cortar el pan duro en rebanadas y a reservarlo. Luego mezclamos huevo batido, leche, azúcar, sal y canela. Pasamos nuestras tajadas de pan por esta mezcla y al final lo cocinamos en una sartén con mantequilla hasta que queden doradas. 

Para acompañar se suele usar miel de maple o azúcar glass, pero unas cuantas frutas como fresas o arándanos le dan ese toque adicional exquisito. 

Tostadas francesas preparadas con pan duro.

 

CAPIROTADA 

Puede que en España sean expertos en reutilizar el pan duro, pero México y su fantástica gastronomía no se quedan atrás. Tomamos un vuelo directo de Madrid, con unas cuantas torrijas porque es un trayecto largo, rumbo a tierras aztecas para probar la capirotada. 

Se trata de un verdadero clásico de la Cuaresma mexicana en la que el pan duro se corta en rebanadas, mientras en una olla con agua se prepara una especie de jarabe con panela, canela y clavos. 

Una vez tenemos lista la mezcla, y manteniendo las tradiciones vivas, en una olla de barro hacemos una capa de rebanadas de pan y añadimos un poco del jarabe a cada una. Luego cubrimos con nueces, pasas, coco rallado y queso (estos ingredientes pueden variar). Repetimos el proceso hasta llenar el recipiente. Al final se deja reposar para que el pan absorba muy bien los sabores. 

SOPAS 

¡Qué rico es viajar y comer! Regresamos a España para hablar de dos platos específicos en los que podemos reutilizar el pan duro. 

  • Salmorejo: una sopa fría de tomate que se prepara con aceite de oliva, ajo y, nuestro ingrediente estrella de hoy, el pan, que es posible que tengamos que humedecer si está demasiado duro. Todo esto se tritura en una misma preparación a la que al final se añaden trozos de huevo hervido, jamón y alguna hierba aromática. 

  • Gazpacho: entre el salmorejo y el gazpacho hay unos pocos ingredientes de diferencia, por ejemplo, el último lleva ajo y pimentón verde. El pan también vale la pena humedecerlo para que ablande. Junto a los tomates, el vinagre y el aceite de oliva, todos se mezclan en una sopa fría exquisita. 

Estos son un par de ejemplos precisos en los que se reutiliza el pan para preparar sopas, pero, a grandes rasgos, se puede triturar y usar como espesante en muchas otras recetas. 

Pan cortado en rebanadas.

 

CÓMO ABLANDAR EL PAN DURO 

Hemos hablado de ideas para sacarle provecho al pan duro y poder reutilizarlo, pero existe la opción de ablandarlo y, por lo menos, acercarlo a su textura original. Vamos a hablar de dos métodos. 

  • Al vapor: en este caso es importante tener una olla y una canasta, colador o un recipiente similar. Ponemos a hervir agua y, cuando llegue al punto de ebullición, ponemos el pan en la canastilla. La tapamos para evitar que el vapor se escape, pues es lo que nos va a ayudar a rehumedecer nuestro alimento. 

  • En el microondas: en este caso es necesario envolver el pan con una toalla o paño húmedo. Se pone a calentar en intervalos cortos, máximo de 10 o 15 segundos, para evitar que se queme. Lo dejamos reposar un rato y repetimos el proceso hasta lograr la textura que buscamos. 

En Recetas Nestlé® queremos evitar el desperdicio de alimentos, así que te invitamos a sacarle provecho al pan duro con alguna de estas opciones que compartimos. 

 

Fuentes: 

https://www.lavanguardia.com/comer/materia-prima/20200505/6877/diez-cosas-pan-duro.html  

https://www.recetasgratis.net/articulo-como-aprovechar-el-pan-duro-recetas-y-trucos-74166.html 

Capirotada. Cocina mi rancho 

Gazpacho andaluz. Cocina a buenas horas 

Salmorejo cordobés. La cocina de Masito 

https://www.miarevista.es/trucos/2922.html  

https://www.consumer.es/alimentacion/ocho-maneras-originales-de-aprovechar-el-pan-duro.html