Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

El mejor pollo en airfryer: Consejos, trucos y secretos

Hace apenas 10 años, si alguien buscaba en Internet “cómo hacer un pollo en airfryer”, los resultados eran solo una pequeña fracción de lo que saldría hoy en Google. En poco tiempo, este electrodoméstico se ha convertido en uno de los favoritos para todas las personas que cocinan en casa.

Sin embargo, aún persisten muchos mitos a su alrededor. ¿Las comidas preparadas con aceite son, realmente, más saludables cuando son hechas en airfryer? ¿Es, en serio, distinta a un horno? ¿De verdad ahorra tiempo y trabajo?

Cómo funciona la airfryer

Al igual que una freidora convencional, tiene una cesta en donde se preparan los alimentos. Sin embargo, en lugar de calentarse y cocinarse con aceite a altas temperaturas, la freidora de aire produce el calor encima de la comida. Al mismo tiempo, un ventilador que está en la parte superior se encarga de tomar el aire caliente que se produce, mandándolo alrededor de la canasta y hacia abajo.

Después, ese aire entra por la parte inferior de la cesta y se reparte hacia toda la comida. Es decir, los alimentos se cocinan gracias a dos fuentes de temperatura: el calor de la parte superior y el aire que entra por abajo.

Freidora de aire vs. Horno de convección

En términos científicos esto se llama transferencia de calor por convección, es decir, por el movimiento y la temperatura del aire, que en este caso es suficientemente caliente como para cocinar unos muslos de pollo y dejarlos con un buen toque crocante secando su superficie.

Pero, entonces, ¿cuál es la diferencia con un horno de convección?, preguntarán algunos conocedores. Primero, la airfryer es más pequeña, por eso gasta menos energía, es más sencilla de acomodar en la cocina y, llevando al segundo punto, se calienta mucho más rápido. Como el aire tiene menos espacio para fluir, la transferencia de calor es más intensa en la freidora de aire y el resultado se asemeja al de una comida preparada en aceite.

¿Un pollo en airfryer es más saludable que un pollo frito?

Tras entender cómo funciona la freidora de aire, ahora vamos a resolver el gran mito de este electrodoméstico y su relación con la salud. Las preparaciones con aceites tradicionales, a pesar de esa textura inconfundible y un sabor exquisito, no tienen la mejor fama cuando salta el tema de los alimentos saludables.

De acuerdo con los estudios del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, 100 gramos de pechuga de pollo frito contienen 13.2 gramos de grasa, mientras que preparada al horno apenas tiene 3.57 gramos. Esto se debe a que los alimentos cocinados en aceite pierden agua.

Pollo cocinado en airfryer, con arroz y verduras

Los beneficios de la freidora de aire

Por otro lado, la airfryer no necesita aceite, aunque una pequeña cantidad ayuda en la textura de algunos alimentos. Pero se trata de una cucharadita, una medida minúscula en comparación con lo que se le pone a un sartén o una freidora tradicional, pensando en esas que están con aceite hasta el tope en los restaurantes de comida rápida y donde preparan las papas fritas.

Esto hace que la cantidad de calorías en las preparaciones con freidoras de aire lleguen a reducirse entre un 70% y un 80%, lo cual está relacionado con la cantidad de grasa, que también disminuye, ya que los alimentos no están absorbiéndolas porque no están sumergidos en aceite.

Un pollo frito contiene 549 calorías, casi que el doble de las 280 calorías tras una preparación en airfryer. Y eso sucede con una buena variedad de alimentos. Los calamares fritos y las papas a la francesa también reducen sus calorías cuando son cocinados en la freidora de aire.

Cómo hacer un pollo en airfryer con la piel crocante

¿Qué es lo que distingue y diferencia a la comida preparada en aceite? Su encanto está en dos elementos: esa textura crujiente que viene acompañada de un sonido que retumba en los oídos con cada mordisco, y el sabor que entrega el aceite a la parte externa de los alimentos, junto a un color dorado, mientras por dentro quedan jugositos.

La pregunta clave es si la comida que preparemos con la freidora de aire sabe y se siente igual que aquella que está bañada en aceite.

Hay que admitirlo. La airfryer no tiene los mismos resultados de una freidora tradicional, pero se acerca bastante. Es el precio que se debe pagar por una comida más balanceada, como ya comprobamos arriba. Después de todo, como dice una canción y el conocimiento popular, nada es gratis en la vida.

¡Precalienta la freidora de aire!

Sin embargo, existen algunos trucos para que ese pollo quede crocante por fuera y no se seque por dentro, sin la necesidad de sumergirlo en aceite hirviendo. Una de las grandes ventajas de la airfryer es que, supuestamente, no hay que precalentarla, a diferencia de un horno.

Esto es una verdad a medias. En realidad, la freidora de aire se calienta muy rápido, por eso se dice que no es necesario esperar a que esté a la temperatura indicada para preparar las comidas. Sin embargo, si la intención es buscar esa textura crujiente, vale la pena dejarla precalentar por unos tres minutos, para que el aire caliente seque la parte externa desde el primer momento y la vaya dorando.

Muslos de pollo con verduras

Algunos ingredientes que también ayudan

Pero el secreto no está únicamente en cómo usar la airfryer. Debes asegurarte de que el pollo esté completamente seco. Una opción que funciona principalmente cuando está crudo y lo vas a cocinar en la freidora de aire, es apanarlo, lo cual es muy sencillo.

Toma tus porciones de pollo ya cortadas y cúbrelas de harina. Tras asegurarte de que cada rincón está blanco, báñalas en huevo.

Por último, tras dejarlas escurrir, vuélvelas a cubrir, pero ahora con pan molido. Opcionalmente, si es filete de pechuga, puedes echarle un poquito de aceite. Y para llenarlo de sabor, el SAZONADOR NATURÍSIMO MAGGI® es la mejor idea.

Recomendaciones para disfrutar de tu freidora de aire

Para que el pollo y cualquier otro alimento que te guste queden bien cocinados en la airfryer, te dejamos algunos tips para que tengas en cuenta:

  • No pongas las pechugas de pollo apeñuscadas o una encima de la otra. Esto evita que el flujo del aire caliente pueda repartirse correctamente por cada uno de los alimentos.
  • Como esto no es un horno y no puedes ver cómo está quedando tu plato, revisa que la comida no se esté quemando. Las freidoras de aire se calientan bastante rápido, así que es mejor que estés atento para que ese pollo no se queme.
  • Siempre seca las alitas que vayas a hacer en la airfryer, en especial si buscas una textura crujiente y un color dorado.

Fuentes:

¿Quieres descargar recetarios?

Inspiración y nuevos sabores para ti

Disfruta

Clic aquí y regístrese