Ingredientes

Sácales provecho a las recetas con mango

Te damos unas cuantas ideas para cocinar con esta maravillosa fruta

Una mousse de mango con galletas, una receta de postre deliciosa.

Una fruta versátil para usar en todo tipo de platos 

Existen tantas recetas con mango que es imposible elegir solo una, por eso decidimos explorar esta fruta a profundidad para conocer su versatilidad y descubrir cómo se puede usar en platos dulces y salados, en cualquier momento del día. Además, se trata de un alimento que aporta vitamina C y folatos, adicionalmente es fuente de fibra, vitaminas A y E. 

RECETAS CON MANGO 

El mango, como sucede con muchas otras frutas, se puede usar en una gran variedad de preparaciones. La mayoría, debido a ese sabor único y delicioso, son postres, pues se aprovecha para cerrar una buena comida, por ejemplo, en una mousse con galletas que aporten el toque crujiente y un contraste de texturas. 

Pero hay muchas más alternativas. Acá vamos a explorar entradas, guarniciones, incluso su participación en algún plato principal, algunas opciones de bebidas, salsas y dips. Esto sin mencionar que se puede comer crudo, después de todo, su sabor natural es exquisito. 

ENTRADAS Y GUARNICIONES 

Ceviche de atún con mango, una receta fabulosa para mezclar sabores. 

Vamos a comenzar este recorrido a través de ideas de recetas con mango con una entrada y una guarnición, dos opciones muy ricas que siempre vale la pena tener en cuenta en nuestras cenas, sobre todo, cuando tenemos algunos invitados y queremos sorprenderlos. 

  • Ceviche: el libro del chef Martín Morales dedicado a estas preparaciones clásicas de la cocina peruana es una muestra fabulosa de cómo se aprovecha el mango con los pescados. Por ejemplo, se puede usar cuando aún está verde para rallarlo y añadirlo al final para dar ese toque de color que funciona como decoración. 

Pero también cuenta con todo el potencial para ser el gran protagonista de su propio ceviche. El mismo Morales explica que puede sonar extraño combinarlo con cebolla y limón, “pero los sabores y texturas realmente funcionan”, dice en el libro. Se corta el mango en cubos y la cebolla en julianas. El jugo de limón es mejor añadirlo poco a poco e ir probando, así hallamos el punto perfecto que buscamos.  

  • Ensaladas: si usamos el ceviche pensando en una entrada, hablamos ahora de las ensaladas como una guarnición, el acompañante perfecto para una inmensa cantidad de platos fuertes. 

Una buena forma de preparar las mejores ensaladas es fijándonos en los colores. Entre más diversidad tenga, mucho mejor. Pensemos en un ejemplo sencillo. Una base de lechugas, con rodajas de tomate y trozos de cebolla. Tenemos verde, rojo y blanco. Acá unos pedacitos de mango cortados en cubos o tiras funcionan de maravilla, pues aportan el amarillo, pero también un sabor frutal que no estaba presente.  

Ensalada con mango y rábanos, una receta genial para acompañar un plato fuerte

PLATOS PRINCIPALES 

Si quisiéramos, podríamos tener una cena o un almuerzo entero en el que el mango esté presente en cada uno de los tiempos, en todos los platos. No es muy común, pero también podría ser un reto interesante para los amantes de la cocina y que adoran consumir esta fruta en todas sus versiones. 

  • Un poke: existe una gran variedad de alternativas para preparar pokes, pero hay algunas reglas que se deben seguir. Debe tener una base (usualmente arroz), una proteína (normalmente son pescados y/o mariscos) y los complementos. 

Con estos últimos tenemos la mayor cantidad de opciones, como verduras (cebolla, aguacate), semillas (ajonjolí, chía) y frutas. Aquí nos detenemos porque es el grupo donde hallamos al mango, aunque también suele usarse piña o naranja, entre otros. 

RECETAS CON MANGO:

 

 

  • Salteados: ya nos inspiramos en la gastronomía de Perú y en la de Hawái (el poke es típico de estas islas), ahora nos detenemos en la cocina oriental y sus salteados. En este caso, recomendamos usar un wok, así vamos a tener la experiencia asiática completa. 

Como estamos hablando de platos principales, acá queremos alguna proteína. Para este ejemplo hablaremos de una carne de res cortada en tiras, que es lo primero que se lleva al wok. Después, con la cocción avanzada, llevamos las verduras. En último lugar, cuando estemos cerca de servir, se añade el mango en cubos pequeños, que lo dejamos cocinar máximo por dos minutos. 

Este tipo de salteados orientales son fabulosos porque tienen una gran combinación de sabores y texturas. Con el ejemplo anterior tenemos sensaciones saladas y dulces, cortes en tiras y en dados, y distintos colores en el plato.  

Un mango listo para usar en alguna receta. 

POSTRES 

Ya hablamos de entradas, guarniciones y platos fuertes, ahora llegamos a los postres. Si en los casos anteriores el mango era un complemento, a excepción del ceviche que propone Morales, acá es donde brilla con mayor intensidad. Como vamos a ver, esta fruta cobra protagonismo cuando nos enfocamos en los sabores dulces. 

  • Una mousse: al comienzo hablamos de este ejemplo que, además, es más fácil de lo que muchos creen. La mousse se caracteriza por tener esa textura suave, de hecho, esta palabra significa espuma en francés. 

Una base de galletas no puede faltar, pero el protagonismo está en el mango, que es necesario cortar en trozos para luego licuar con un poco de jugo de limón y algún lácteo, como leche condensada y/o leche. La refrigeración es fundamental para que cuaje. 

Al final, se puede decorar con otras frutas o, incluso, algunos trozos de mango. 

Pie de mango, una receta deliciosa para preparar como postre. 

 

  • Pie: otro clásico de los postres que también podemos preparar con el alimento que estamos explorando en este artículo. No es tan distinto a una mousse si nos enfocamos en esa textura suave, pero tiene ciertas características que varían. 

En primer lugar, la base y las paredes de un pie se construyen con galletas trituradas mezcladas con mantequilla. Pero el verdadero giro es el uso de la gelatina sin sabor o grenetina, que ayuda a que tenga estabilidad. Este es el ingrediente que se integra con el mango licuado. Una vez más, la refrigeración hace su trabajo para que cuaje. 

  • Gelatina: definitivamente, un buen postre también brilla por su textura. Lo hemos visto en los dos ejemplos anteriores y acá lo notamos una vez más. En realidad, el proceso es muy similar al del pie, pero en este caso podemos usar un par de ingredientes adicionales, como yogurt griego y/o Leche Condensada LA LECHERA®. 

El mango se corta en trozos y se licúa con estos elementos, a los que debemos añadir grenetina para obtener la consistencia perfecta. Incluso, quienes ya saben cómo preparar gelatinas, pueden usar pedacitos de frutas en su interior para sorprender a toda la familia. 

BEBIDAS  

En este punto, cuando entramos a explorar algunas bebidas, ya no quedan dudas de que el mango se puede utilizar en todo tipo de recetas. Su versatilidad es realmente asombrosa, pero aún no hemos terminado. 

Smoothie de mango, una receta refrescante. 

 

  • Frappé: la gran característica de este tipo de bebida y que la diferencia de las otras es que acá hallamos ese hielo triturado que aporta, por un lado, una textura diferencial, y, por el otro, esa sensación refrescante que lo convierte al frappé en un clásico del verano. 

En su versión más sencilla se hace únicamente licuando mango y hielo con agua y azúcar, pero el placer está en la variedad, así que un poco de Leche Condensada LA LECHERA® puede ser un gran ingrediente para añadir. 

  • Smoothie: si el frappé brilla por el hielo picado, un smoothie se caracteriza por ser cremoso, así que vale la pena pensar en ingredientes que aporten esta sensación a nuestros platos. La crema de leche, la leche evaporada y el yogurt griego son tres opciones que cumplen este papel.  

Acá volvemos a licuar los ingredientes que usemos, pero vale la pena añadir algo más al mango y ese elemento cremoso, por ejemplo, un poco de canela en polvo o miel. Al final, cuando se sirva, se puede decorar con trozos de nuestra fruta. 

  • Jugo: la opción más sencilla de todas, pues únicamente hay que licuar el mango con agua o leche, dependiendo de los gustos de cada persona. 

SALSA Y DIP 

Entramos en la recta final de las opciones con mango con dos alternativas que funcionan para acompañar con otros alimentos, como camarones para dipear o un cerdo para bañar con la salsa. 

  • Dip: no es tan distinto a preparar el smoothie, pues buscamos una textura cercana a lo cremoso, así que el yogurt griego y las otras opciones de las que hablamos más arriba también funcionan de maravilla. Adicionalmente, un poco de un elemento aromático como la menta le da personalidad a esta preparación. 

  • Salsa: va de maravilla en un plato fuerte, por ejemplo, para sazonar un filete si queremos un almuerzo que tenga un ligero sabor dulce en nuestro paladar.  

Conoce muchas otras ideas de preparaciones acá para que te conviertas en el mejor chef de tu casa. 

 

Fuentes: 

https://fdc.nal.usda.gov/fdc-app.html#/food-details/169910/nutrients